lunes, 3 de agosto de 2015

Héroe - Cotidianidad 12

Recuerdo perfectamente el origen primario de mi vocación profesional: "Dark Justice", serie televisiva donde el protagonista era juez de día y justiciero de noche, persiguiendo a aquellos que burlaban la ley dando rodeos.
Hoy soy un jurista destacado, y como mi héroe infantil, al regresar a casa me enfundo mi otro uniforme y salgo a la calle, dispuesto a equilibrar la balanza.
— ¿Puedo repetir? —consulta el niño asomándose al mostrador—. ¿Por favor?
Veo los ojos esperanzados de su madre, aguardando silenciosamente tras él, mientras sujeta la bandeja con un plato completamente limpio, atestiguando que no han malgastado ni una miga del sándwich anterior.
— Desde luego que sí —le respondo al pequeño con mi mejor sonrisa.

Y con la autoridad que me confiere mi delantal verde de voluntario del comedor social, procedo a untar generosamente otras dos rebanadas de pan de molde en deliciosa crema de cacao.